La guerra química en la antigüedad

Author: Pablo Molina /

26 de Febrero de 2010

Desde hace cerca de un año tengo conocimiento de un hecho que, por su singularidad, creo que os puede suscitar fascinación, así como plantearos qué de novedoso tienen nuestros modernos sistemas de combate...

Y es que, al contrario de lo que el grueso de la población cree, el empleo de armas químicas para incapacitar al enemigo no constituye un invento moderno; bien es cierto que durante la Primera Guerra Mundial se generalizó el uso de estos elementos, pero su empleo se remonta siglos atrás y, gracias a las últimas investigaciones, puede afirmarse que incluso milenios...

Todo comenzó a principios de la Primera Guerra Mundial, cuando el egiptólogo James Henry Breasted registró los restos de la antigua ciudad de Dura-Europos, nombre de una colonia griega (situada cerca de la moderna ciudad de Salhiyé, en Siria) que se caracteriza por conservar la sinagoga más antigua de la diáspora judía. Ocupada a priori por los babilonios, Dura-Europos fue construida como una base militar seleúcida en torno al año 300 a.n.e. aunque, en el siglo II a..n.e., fue capturada por los partos. Finalmente, en el año 165 fue anexionada por el Imperio Romano, bajo cuya custodia permaneció hasta el 256 (momento en el que fue completamente destruida por el poderoso Imperio Sasánida).

Y, precisamente, es este acontecimiento el que determina el eje fundamental del presente post pues, durante la década de los años 30 del pasado siglo, Frank Cumont y Michael Rostovtzeff llevaron a cabo unas excavaciones en las que sacaron a la luz, en una estrecha galería bajo la base de la muralla, los restos de un grupo de veinte soldados romanos con toda su panoplia...   ¿cómo habían muerto estos combatientes?... bien, en un principio intuyeron que habían fallecido como consecuencia del colapso del túnel (pues los restos no presentaban heridas de armas) pero, 80 años después, Simon James (de la Universidad de Leicester) cree que fueron víctimas de un hecho poco usual: un ataque químico.

Os podréis preguntar...¿y qué pintaban 20 soldados metidos en un túnel? pues, ni más ni menos, que defender su plaza; y es que parece ser que los sasánidas, durante el sitio de las ciudades enemigas, excavaban túneles para socavar las paredes exteriores, hecho que -en el caso de Dura-Europos- no pasó desapercibido para las tropas romanas acantonadas, que optaron por excavar contraminas para interceptarlos. Esto explica por qué se encontraban allí pero, ¿cómo ha podido determinarse que murieron por un ataque químico?... en este caso, el profesor James decidió tomar muestras del suelo para obtener análisis químicos residuales, acción que le proporcionó la evidencia de la presencia de cristales de azufre y betún que, como los especialistas explican, "al ser quemados generan densas nubes de gases asfixiantes"; además, la diposición de los cuerpos demuestra que estos habían sido apilados delibaradamente.

Con estos datos, se ha podido trazar un mapa del desarrollo de los hechos: parece ser que, como era costumbre, los sasánidas habrían comenzado a excavar un túnel para debilitar la muralla, acción que pretendían evitar las tropas romanas mediante la ejecución de otro túnel en dirección contraria, aunque coincidente en su trazado; pero los persas debieron preveer la maniobra y prepararon una trampa a sus rivales: en la boca del túnel por donde suponían que iban a aparecer los romanos, hicieron arder betún y cristales de azufre. De este modo, los gases asfixiantes emitidos mataron a los ignorantes romanos en minutos, acción que permitió a los sasánidas aprovechar los cuerpos para crear una barrera que obstaculizara el paso por el túnel y les proporcionara cierta protección.

Irónicamente, el socavamiento persa de la muralla de Dura-Europos no alcanzó su objetivo, pero es evidente que los sasánidas irrumpieron de alguna manera en la ciudad; de hecho, excavaciones recientes han mostrado la existencia de un sistema de catapultas listo para ser usado contra el interior de la urbe.

¿El resultado?: todos los refugiados tras los muros de Dura-Europos fueron masacrados o deportados a Persia, por lo que los horribles secretos que albergaban sus muros permanecieron inalterados hasta que la investigación arqueológica pudo sacarlos a la luz.






Si queréis saber algo más sobre el enclave de Dura-Europos, aquí os dejo un link cortesía de "Cervantesvirtual".

Como siempre, espero vuestros comentarios!!! y, recordad, ahora podéis extraer todo lo expuesto en este blog en formato pdf...

2 comentarios:

Gux dijo...

Muy interesante Pau! Oye, supongo que ya lo conoces, pero hay otro blog sobre historia que creo te va a resultar muy interesante :): http://historiasconhistoria.es/

Anónimo dijo...

Me ha encantado. Gracias por exponerlo.

Free counter and web stats